Modales

El esquí y el snow están en auge, y cada día que pasa reclutan nuevos adeptos. Ya no parecemos bichos raros cuando contamos a nuestros amigos lo bien que nos lo pasamos en las pistas; ahora lo compartimos con ellos.

Pero como en todo, la masificación trae consecuencias. ¿No es cierto que en una localidad pequeña hay más respeto entre sus vecinos? O al menos, la gente tiende menos a salirse del tiesto, porque el clavo que más sobresale es el que tiene más posibilidades de ser golpeado por el martillo.
Por el contrario, en una gran urbe, parece que la ley por la que todos se rigen es la de la selva, la ley del más fuerte; o por la ley del que trepa más que los demás. Tal vez sea así porque los desalmados se confunden mejor entre tanta gente.

Pues algo parecido ocurre, cada vez más, en las estaciones de esquí. Antes que nada, deberíamos ser conscientes de que cuando acudimos a las pistas a disfrutar de nuestro deporte favorito, nos estamos dirigiendo a un paraje natural. Acudimos a un lugar en el que la flora y fauna salvaje tiene su residencia todo el año.

Con esto quiero decir quecir que lo primero y fundamental que debemos tener en cuenta es que debemos respetar y conservar la naturaleza. No creo que a nadie le guste deslizarse sobre un vertedero, la verdad. Cada vez más veo los desperdicios no sólo en el parking, sino en las propias pistas.
No nos equivoquemos, el servicio de limpieza no es capaz de eliminar tantos desperdicios. Mucha porquería se queda sin recoger, contaminando el suelo durante años. No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia. ¿No es verdad?
Otro problema es el cómo nos llevamos los unos con los otros. Las prisas con las que algunos van para coger sitio en el parking antes que los demás, los empujones en las colas, tratar mal a los empleados de la estación, los niños sin control paterno que van molestando a todo el mundo, los que se creen que las pistas son suyas y circulan sin preocuparse por los demás, los incoscientes que esquían (o surfean) más allá de su destreza poniendo en peligro a los demás, los que bajan borrachos como cubas o en condiciones nada aconsejables…

Un poquito de por favor, respetémonos los unos a los otros y a nuestro entorno, aunque sólo sea por navidad!

Scroll al inicio