Escalada en hielo

Esta modalidad de escalada es una variante de la escalada en roca. Se puede realizar en los meses más fríos y en las paredes de hielo, glaciares y campos de hielo que se forman en los Pirineos.

escalada.jpg

Sin embargo, existen diferencias entre la escalada de roca y la escalada de nieve. Por ejemplo, en la de nieve se utilizan elementos artificiales de sujeción distintos, para la progresión, a los de la escalada roca. Las botas llevan crampones con afiladas púas y dos púas frontales y en las manos se llevan piolets, martillos piolets o tractels.

Con este material es posible escalar las paredes de hielo, siempre que aseguren la consistencia. Las técnicas de aseguramiento son las mismas que en la escalada de roca, a excepción de los pitones, que se utilizan de diferentes formas y tamaños según la calidad del hielo en la que se van a fijar.

Esta actividad es recomendable para aquellas personas que sean especialistas de montaña o que vayan acompañados de un experto.

La escalada de hielo se puede practicar durante los meses más fríos del invierno y en el Pirineo Aragonés, donde se pueden encontrar numerosas paredes de hielo, sobre todo en la cara norte de las montañas. También puede resultar interesante escalar sobre las paredes de hielo que se forman junto a las cascadas o cursos de agua.

Vía: El Pirineo en Internet