La nieve en Aragón asegura esquí para Navidad

candanchu12.jpg

Después de una semana de precipitaciones, parece que se mantendrán hasta el próximo miércoles en una cota superior a 500 metros. Las bajas temperaturas han hecho posible, tanto la caída de nieve, como el mantenimiento de ésta. Es por ello que este fin de semana, las estaciones de la región aprovechan la situación para ofrecer un buen servicio a los esquiadores.

El viernes abrieron pistas Astún y  Candanchú, mientras que Pantincosa esperó hasta ayer. Con un total de 140 km esquiables, nieve en polvo y espesores que rondan los 30 centímetros, miles de personas disfrutan del deporte blanco este fin de semana.

Panticosa abre con 9 remontes, 11 pistas y 8km esquiables. Con 17 km esquiables se encuentra Astún y con alguno más, 22km esquiables, Candanchú.

Cerler y Formigal, abiertas desde antes del puente de la Constitución, disponen de 22 y 64 kilómetros abiertos respectivamente. Cerler cuenta con 14 remontes y 16 pistas disponibles con espesores de entre 45 y 80 centímetros, mientras que en Formigal funcionarán 17 remontes y 53 pistas con un metro de espesor en algunas zonas.

En la provincia de Teruel, se sigue contando con 7km esquiables, con más parte en Valdelinares que en Javalambre. La primera cuenta con 8 remontes y 5 pistas cubiertas de nieve en polvo con espesores que varían entre los 40 y los 80 centímetros. Javalambre, por su parte, cuenta con con 3,2 kilómetros esquiables, abiertos 5 remontes y 5 pistas con espesores similares.

Vía: El periódico de Aragón